Qué es Yoga peligros del yoga la realidad

Bueno, amigos, intentemos averiguar qué es el yoga, cual es la realidad de esta práctica, para qué sirve y cuales son los peligros del yoga, si los hay. Sabes que, literalmente, la palabra "yoga" significa "conexión", pero es obvio que las palabras no siempre logran transmitir completamente la profundidad de los conceptos detrás de ellas. Por lo general, tales conceptos se expanden, mitifican, es decir, se crea un mito sobre la base de la realidad. Y, quizás, el yoga es un excelente ejemplo de esto.

Qué es el Yoga para los cristianos realidad del yoga

Occidente no estaba familiarizado con el yoga casi hasta finales del siglo XIX y, para ser más precisos, se puede decir que las ideas orientales se extendieron a los centros intelectuales de Europa y América solo después de la Segunda Guerra Mundial. Y aunque en la segunda mitad del siglo XX el yoga en Occidente se hizo ampliamente conocido y popular, encontramos que lo que ha penetrado en Occidente no se corresponde con el espíritu del yoga en su comprensión oriental.

En Occidente, se habla mucho sobre el yoga, pero, como veremos más adelante, generalmente solo sobre la parte física. Las academias de yoga, los profesores de yoga aparecen en abundancia, muchos hindúes viajan por el mundo algunos de ellos son maestros reales, otros no tanto. Van enseñando, creando ashrams (sanscrito: Edificio religioso, monasterio, ermita), dando instrucciones, ganando pasta.

Desafortunadamente, repito esto nuevamente, el noventa por ciento de estas instrucciones no son ciertas. Utilizan una mezcla de ciencia ficción con algunos toques de pseudo-misticismo y un poco de egoísmo que todo el mundo tiene. Después de todo, cuando vemos anuncios en los periódicos o en Internet que nos prometen un televisor o un automóvil a mitad de precio, decimos: "¡Oh, sí, este es un negocio rentable!" Y ni siquiera pensamos en el hecho de que si alguien anuncia la venta de algo por la mitad de precio, entonces lo hace o porque esto no funciona, o porque hay algo más detrás de esta propuesta que desconocemos.

Sí, con la excepción de un pequeño número de personas espirituales que han estado en el mundo, están y, afortunadamente, estarán en todas las edades, la inmensa mayoría de las personas en sus acciones están guiadas por el egoísmo. Y como todos somos, en general, un poco egoístas, queremos aprovechar nuestra "oportunidad". Probablemente hayas visto anuncios en periódicos o internet que digan "Conviértete en un yogui en 15 días" o "Aprende los secretos del yoga en un curso", también "Hazte profesor de yoga en una formación de 200 horas" y estas lecciones no suelen ser baratas.

Solemos sucumbir a la tentación y creemos que podemos entrar por una ventana a una casa cuyas puertas están cerradas. Evidentemente, como dirían en Oriente, nos creamos karma, es decir, nos veremos obligados a cosechar los frutos de lo que hemos sembrado.

Entonces, seamos claros: en kundaliniyogapeligros.com hablaremos sobre el yoga, pero sobre el yoga con mayúscula, es decir, sobre los fundamentos filosóficos, metafísicos y psicológicos del verdadero yoga. Como los antiguos maestros, hablaremos de yoga en un susurro; lo que significa que quizás no todo el mundo escuchará lo que se dirá. Si crees que en internet o asistiendo a clases aprenderás todo sobre el yoga, estás equivocado. Si crees que leyendo esto obtendrás acceso a una realidad secreta, estás equivocado. Si crees que estás escuchando una mentira, también estás equivocado. El conocimiento que recibirás será verdadero, pero limitado, porque incluso si hubiera un Maestro de Sabiduría en el lugar de un estudiante tan humilde como yo, no podría revelar uno de los principales, digamos, secretos que la humanidad guarda.

Todo lo relacionado con el yoga se ha vuelto muy gastado y trillado. Por lo general, se identifica con ciertas posturas, ciertos ejercicios de respiración, ciertas oraciones realizadas por la mañana o por la noche, pero el yoga es mucho más que eso.

Etimológicamente "yoga" significa unión, unidad, armonía, conexión.... Pero, ¿de qué tipo de conexión estamos hablando?. En primer lugar, recordemos que el yoga es una de las seis darshanas, escuelas de filosofía india, es decir, uno de los seis caminos. Escuche con atención: uno de los seis caminos; no “de muchas maneras”, sino solo una de seis; y este camino, este darshana, en esencia, consiste en unirnos, unirnos primero con nosotros mismos y luego con la Naturaleza. Por ejemplo, lo primero que tengo que hacer para mover esta hoja de papel es tocarla con la mano o con la ayuda de alguna herramienta, tocar y empujar. Para poder utilizar el ratón del PC, primero debo agarrarlo. Por tanto, lo primero que debo hacer para poder reconectarme conmigo mismo es conocerme y establecer contacto conmigo mismo. Por lo tanto, el primer paso en el yoga es establecer contacto con tu yo interior, para conocerte a ti mismo.

Tenemos que decir que el yoga no es un fenómeno exclusivamente oriental, aunque, según todos los relatos, nació en Oriente, en la India. Hay una gran cantidad de libros sobre este tema que fechan su aparición en tal y tal época, tal y tal siglo, tal y tal momento. Pero puedo preguntarles, queridos amigos: ¿Quién inventó el fuego? ¿Quién inventó la rueda? ¿Quién inventó la escritura? .. ¿Cómo podemos saberlo? Una gran cantidad de teorías se refutan constantemente a medida que mejoran los métodos de investigación.

No podemos hacer afirmaciones tan categóricas como las que caracterizan a los materialistas del siglo pasado: "La estrella más lejana de la Tierra se encuentra a tantos miles de millones de kilómetros". No, tendrían que decir: "La estrella más lejana que podemos ver a través de nuestros telescopios este año está a tal o cual distancia". Estos materialistas argumentaron que nuestro Universo tiene una forma limitada con tal o cual diámetro y tal radio, que determinaron con una precisión de un kilómetro e incluso un metro (incluso llegaron a tal absurdo), pero estas afirmaciones fueron luego refutadas por nuevos estudios cosmológicos , nuevos medios de observación superiores a un telescopio óptico. Y así hasta hoy …

Por lo tanto, debemos entender que el yoga de la India es solo una de las formas, una de las manifestaciones del yoga en el tiempo, porque la búsqueda de la unidad interior siempre ha sido universal e incluso las técnicas de entrenamiento físico han sido universales.

En los libros de historia o arqueología egipcia, es posible que a veces notes que algunas figuras están representadas de pie sobre una pierna, como Osiris, o en otras posiciones extrañas. Hay tratados sobre la religión maya o la religión azteca, donde las figuras representadas en sus páginas, nos parece, están bailando o congeladas en ciertas poses. Pero este no es el caso. En cierto sentido, esto es yoga, ya que el yoga nunca ha sido una prerrogativa de la India únicamente, es solo que la India es la única civilización antigua que se ha conservado más o menos intacta hasta el día de hoy, y por lo tanto nos parece que el yoga pertenece a la India. Pero los antiguos maestros nos dicen que era propiedad de toda la humanidad.

Una de las colecciones más antiguas de yoga indio se menciona en La Doctrina Secreta de HP Blavatsky. Este es el Satapatha Brahmana, que se cree que fue compilado por el sabio Yajnavalkya. El yoga también se menciona en el Yajur Veda, en los Aranyakas y en el Bhagavad Gita. Casi todos los tratados antiguos hablan del yoga, pero no como una creación humana, no como un producto de la civilización de la India, sino como uno de los cimientos en los que se ha involucrado toda la humanidad desde el comienzo de los siglos.

Para entender el yoga, para empezar, hay un yoga de "juguete" más ligero y sencillo. Este es el único yoga que se conoce principalmente en Occidente: el Hatha Kriya yoga, generalmente más conocido como Hatha yoga. Esto es yoga preparatorio, introducción al yoga. Está destinado a quienes nunca han hecho yoga, pero quieren hacerlo, y combina determinadas posiciones corporales y ejercicios de respiración.

Kriya yoga es el yoga básico, igual que el Kundalini Yoga, es el yoga de la respiración, pero en uno de los significados más antiguos (aquellos que saben sánscrito me darán la razón) Kriyá no significa "respirar", Kriyá significa "guerra, batalla". En otras palabras, Hatha, Kundalini o Kriya yoga no es solo yoga que incluye ciertas posturas y control de la respiración, de hecho es el yoga de la batalla interior.

Si quiero mover esta hoja de papel, lo primero que sentiré es la inercia de esta hoja. Si quiero levantar esta estatua, primero sentiré la inercia de la estatua. Y el cuerpo humano no es una excepción. Lo primero que sentiría si quisiera levantarme es la necesidad de hacer un esfuerzo para mover mi cuerpo, hacer que se mueva. Esto es lo que dijo Buda: "Necesitas poner en movimiento la Rueda de la Ley". Para él, la Rueda del Mundo, quizás para los demás, la Rueda individual. Pero sea como sea, lo primero que enfrentaremos es una batalla.

Si alguna vez ha practicado yoga, al menos Hatha yoga, si comenzó a hacerlo fácilmente, lo practicó todos los días, continuó llevando una vida ordinaria, y al mismo tiempo no tuvo ningún problema, peligro ni preocupación, entonces debe saber, que hacía gimnasia, no yoga. Porque lo primero a lo que se enfrenta quien intenta practica yoga es la resistencia. Si no quiero mover nada, entonces no hay resistencia. Solo me enfrento a la resistencia cuando quiero mover algo.

Por lo tanto, los antiguos maestros orientales dicen que el Hatha Kriya yoga tiene tres etapas, tres etapas preparatorias: la primera es Tapas, la segunda es Svadhyaya y la tercera es Pratyahara. Estas tres partes son fundamentales para comenzar con el yoga. Te traduciré estos conceptos. Tapas significa "sumisión del cuerpo"; Svadhyaya "estudio"; Pratyahara "admiración, renunciación" o "sumisión del alma".

Una vez más, insisto: si empezaste a practicar yoga para hacer gimnasia, genial. Pero entonces no estás haciendo yoga, sino gimnasia. Te gusta la gimnasia oriental y a mí también, pero esto no es yoga. Para poder practicar realmente el yoga, primero debemos hacer que nuestro cuerpo sea obediente a nuestra voluntad. Hay muchos ejercicios para estos fines en Oriente, entre ellos los muy difíciles, pero podríamos reducirlos a una serie de acciones encaminadas a conseguir que nuestro cuerpo pueda ser conquistado por la voluntad, sin ir más allá de los límites de la moral.

Mientras vivamos en un cuerpo físico, es lógico que le demos todo lo que necesita, pero se lo debemos dar solo cuando lo queremos. Es decir, si comemos, cuando queremos comer, si dormimos, cuando queremos dormir, si amamos, cuando queremos amar, en el marco de las limitaciones naturales, ya estamos preparados para este yoga. Pero si comemos obedeciendo al instinto del hambre o la glotonería, si dormimos cuando nuestros párpados pesados se cierran o por una enorme digestión, aunque todavía tenemos mucho por hacer, si amamos temerariamente, incontrolablemente, indiscriminadamente, entonces todavía estamos muy lejos del camino preparatorio que conduce al yoga. Entonces, lo primero que debemos hacer es aprender a mantener nuestro cuerpo y mente en sujeción.

La segunda etapa es el estudio. Los pseudo yoguis suelen decir: “¿Por qué necesitamos la mente? Otros ignorantes afirman: "voy a deshacerme de mi mente". Les pregunto: "¿Puedes deshacerte de lo que no tienes?" Para deshacerse de la mente, primero debe tenerla. Para tener una mente, primero hay que desarrollarla. Si desea tener rosales, puede guardar un brote de rosa en un frasco pequeño debajo de su cama, pero eso no significa que tenga rosales. Los rosales son un jardín con hermosas rosas que lo llenan de fragancias y colores.

¿Y todo esto realmente puede crecer por sí solo? No. Tendremos que regar nuestro brote de rosal, replantarlo, fertilizar el suelo, asegurarnos de que las plagas no se coman las hojas, necesitaremos saber cuándo exponerlo al sol, y cuándo esconderlo si el sol es demasiado brillante. Y de la misma forma, y no por sí sola, nuestra mente se desarrollará. Tenemos que cuidar nuestra mente como cuidamos una rosa.

Debemos poder apoyarla, debemos alimentarla. Si el cuerpo físico se alimenta de materia física, ¿de qué puede alimentarse la mente? Materia mental. Si alimenta el cuerpo físico con basura, se enferma y muere. Si alimentamos nuestra mente solo con pensamientos vulgares, redes sociales, cotilleos urbanos, problemas domésticos, se marchita y se queda dormida. Para que nuestra mente sea fuerte, para que se desarrolle, necesitamos darle comida sana, la mejor comida, comida para la mente: buenos libros, buenas conversaciones, buenas imágenes. Todo esto fortalecerá nuestra mente, y aprenderemos a aprender, es decir, a concentrarnos en un tema determinado y aprender sobre él.

Saber es tener. Todo conocimiento que no poseemos por completo es conocimiento superficial. Debemos poder apoyarlo, debemos alimentarlo cómo se cuidan las rosas.

Al principio, hablamos de la necesidad de someter el cuerpo. Acabamos de decir que debemos desarrollar la mente a través de la lectura, las conversaciones, los métodos de las escuelas filosóficas, la Gnosis. Y ahora Pratyahara, es decir, admiración, renuncia, sumisión del alma. Así como el cuerpo obedece a la voluntad, algo movible, que está contenido en nosotros y que a veces llamamos alma, también debe estar dedicado, subordinado a algo, también debe imaginar claramente el camino, debe tener un fin último. Un alma que es incapaz de sentir, incapaz de vibrar, incapaz de sentir intuitivamente la chispa de algo más alto en cada cosa, incapaz de mirar más allá de las paredes de carne o piedra que nos rodean, tal alma todavía está dormida.

Los Peligros del Yoga

Seáis cristianos, musulmanes, judíos o agnósticos, la realidad es que el camino del yoga, el camino esotérico, el camino interior está lleno de peligros y no es para débiles y babosos; es para los fuertes, para los que no se compadecen de sí mismos. Así que estos "mentores" hindúes afeminados, de pelo largo, temerosos y sollozando en los rincones como se les suele retratar, no son profesores y menos maestros. Estos son unos cara duras sacacuartos que no tenían la fuerza para cultivar arroz, pero fueron lo suficientemente inteligentes como para encontrar un grupo de occidentales y decirles: "Soy un gurú".

Cuidado también con las imágenes de orientales famélicos, torcidos, enfermos, casi babeantes, que suelen mostrarse en películas o en fotografías, porque no tienen nada que ver con verdaderos maestros orientales, la mayoría son actores, fakires que se venden por unas cuantas rupias, posan para la foto que el visitante occidental quiere, no tienen nada que ver con personas que nutrieron el yoga en la India.

Krisna afirma en el Gita que nadie mata ni nadie muere. Me estás mirando ahora. ¿Crees que me ves? Pero tú no me ves y yo tampoco te veo a ti. Tú y yo, el Atman, somos invisibles. Todo lo que veo son solo células en la superficie de tu cara. Y la parte de mí que ves es mi cara y mi ropa. Nada más. No te veo, no me ves a mí. No vemos nada más que el "caparazón". Por eso, cuando dicen “una persona ha muerto”, “una persona ha pasado a otro mundo”, dicen tonterías: una persona siempre es invisible.

En este mundo de polvo, una persona puede reflejarse parcial o imperfectamente o no reflejarse en absoluto, pero una persona, en esencia, es invisible. Ninguno de ustedes puede decir: "Vi a una persona", porque nadie puede ver a una persona, una persona es inmaterial, no se puede medir, no se puede pesar. Por lo tanto, el Bhagavad Gita dice que nadie puede morir, nadie puede matar, y no porque es imposible morir o matar físicamente, pero debido a que una persona invisible y oculta no puede resultar herida, es inaccesible a cualquier arma.

Y luego esta tercera etapa consiste en el despertar del alma a la Unidad, a la Belleza, a la Bondad. Por bondad de corazón, por bondad como acción interior, por bondad inteligente, bondad en combinación con Viveka (la capacidad de reconocer, distinguir entre lo irreal y lo real, transitorio e imperecedero, mortal e inmortal).

Entendamos que el yoga es el camino para personas despiertas, para hombres y mujeres fuertes. No me refiero a la fuerza física, los músculos no son para nada importantes aquí. Me refiero a los que son fuertes por dentro, a los que no se compadecen de sí mismos, a los que pueden cumplir aquí y ahora lo que les manda su voluntad.

Por eso les repito que cuando hablamos de bondad, no estamos hablando de gentileza; cuando hablamos de bondad, estamos hablando de bondad de corazón y capacidad de discernimiento. Un verdadero ocultista es una persona que sabe hacer el bien, tiene la capacidad de discernir, sabe hacer no el bien sentimental, sino el bien por amor profundo. Y amar no significa parecer estúpido, amar significa permitir que la persona interior se manifieste.

Amar significa acercarse a todo lo que existe y abrazarlo no con dos brazos corporales, sino con mil brazos espirituales, como en el Bhagavad Gita, cuando un Krishna de mil brazos y mil ojos aparece frente a Arjuna, y Arjuna se retira con miedo y le dice: "No, reaparece en forma humana ..." Este Krishna, en cierto modo, es un alma que vive dentro de nosotros, porque afuera solo tenemos dos manos, pero adentro, el alma tiene miles de manos que pueden abrazar a toda la humanidad, árboles, piedras, pájaros, nubes ... Las manos del alma abrazan todo, los ojos del alma lo ven todo, y el oído espiritual oye todos los sonidos, para que tengamos algún tipo de habilidad desconocida para nosotros. Es esta habilidad la que el yoga está tratando de desarrollar para aparecer de nuevo en forma humana ...

Es esta habilidad la que el yoga está tratando de desarrollar para no encarnar de nuevo en forma humana ... El yoga inicial del que estamos hablando menciona tres etapas del proceso respiratorio. Puraka, rechaka y kumbhaka (inhalar, exhalar y contener la respiración). Estos tres pasos son lo primero que se le enseña a un estudiante pobre y no capacitado que quiere hacer yoga. Le dicen: “Bueno, siéntate en Padmasana la postura de Buda, o la posición de loto, cierra la fosa nasal derecha, sopla por la fosa nasal izquierda; ahora cierra la izquierda y sopla por la derecha; ahora cierra ambos y sopla por tus oídos ". Esto no es yoga. Esto es un juego. Esto no logrará nada.

Cuando tienes un resfriado y usas un inhalador nasal, haces lo mismo y ves que no pasa absolutamente nada. No tiene ningún sentido. El significado del yoga introductorio tiene sus raíces en la conexión de las tres etapas de la respiración con las tres gunas. Las tres gunas son, en cierto modo, las tres cualidades de la materia. Sus nombres son Rajas, Tamas y Sattva: actividad (Rajas), inercia (Tamas) y equilibrio (Sattva). Cualquier equilibrio nace de algún tipo de oposición, y cuanto más fuerte es la oposición, más fuerte es el equilibrio.

Veamos un ejemplo. Si tiene una báscula con pesos de un kilogramo en ambos lados, lo más probable es que cualquier toque los sacuda. Pero si hay varias toneladas de carga, entonces, a pesar de la precisión de las escalas, el asunto resistirá y, en este caso, será más difícil romper el equilibrio.

Por lo tanto, el equilibrio es interno, el equilibrio de Sattva nace de la fuerte oposición de Rajas y Tamas, es decir, actividad e inercia. De esta lucha de actividad e inercia dentro de nosotros, cuando sentimos una lucha, cuando vibramos al mismo ritmo con ella, cuando esta oposición distorsiona nuestro rostro con una mueca feroz, cuando abrimos nuestra boca inmaterial llena de colmillos espirituales, como un perro gigante que guarda la casa de una manada de lobos -instintos- entonces, en este momento, en el momento de mayor tensión, y solo entonces, puede nacer la armonía interior.

Pero los que dicen: “No pelearé, porque como tengo instintos, entonces Dios sabe mejor por qué me dio esos instintos; y dado que tengo deficiencias, entonces Dios sabe mejor por qué necesito estas deficiencias ", obviamente, estas personas durante muchos milenios continuarán en la ignorancia y el engaño y al mismo tiempo dirán: "Dios sabe mejor por qué estoy en la ignorancia y el engaño".

Además, debemos entender que Dios no existe para asegurar nuestra vida; debemos entender que Dios es una Esencia inmaterial, sobre la cual no podemos decir nada, debemos entender que los problemas humanos deben ser resueltos por las personas mismas, y debemos tratar de resolver este problema interno nosotros mismos. Por lo tanto, las tres etapas de la respiración son solo la expresión externa de esta lucha.

Existen sistemas de Kriya, patrones de respiración que reflejan la actividad rajásica en el mundo exterior; hay asanas y mudras, es decir, posiciones corporales que reflejan la pasividad tamásica en el mundo exterior, y de la combinación de Tamas (posición corporal) y Rajas (actividad respiratoria) nace Sattva, una conexión armoniosa entre el cuerpo físico y el siguiente cuerpo pránico o energético, cuyo símbolo es la respiración. Entonces se forma Tau, la imagen del Anubis egipcio, Libra, que no se inclina en una dirección u otra.

Imagínense, amigos, qué problemas terribles, qué peligros inesperados aguardan al pobre principiante, que no sabe a fondo de qué estamos hablando, porque debido a la falta de control sobre la respiración, respirando de la manera que le conviene, utiliza la respiración más de un tipo que del otro. Se volverá más tamásico o más rajásico, es decir, en términos ordinarios, un Hatha, Kriya, o kundalini yoga mal hecho puede cambiar el ritmo personal de una persona.

La cuarta iniciación cósmica es la capacidad de controlar su mente, psique, energía y cuerpo; para poseerlos no sólo en reposo o en movimiento, sino para gobernarlos siempre. Y ahora no nos referimos a un asceta sentado en una montaña en el Himalaya. Es fácil ser un asceta en las montañas del Himalaya. Estamos hablando de quién es un asceta en las montañas, y en Nueva York, en París, y en Madrid, y en la guerra, y en tiempos de paz, y con una mano y sin una mano, tanto en la Tierra como en Marte. Esta es una persona que mantiene el equilibrio independientemente del mundo exterior.

No olvidemos los paralelos astrológicos de los cuatro yogas.(Karma Yoga, Bhati Yoga, Jnana Yoga, Raja Yoga. Los cuatro yogas están asociados con cuatro grandes grupos de signos del zodíaco. Los doce signos del zodíaco se pueden dividir en cuatro grupos de tres; cada uno de estos grupos está asociado con un elemento. Los ejercicios de los cuatro yogas no se realizan en ningún momento, sino en un determinado momento del año, y los más avanzados los realizan incluso en un determinado lugar de la Tierra.

Una descarga eléctrica en un cable largo se puede obtener solo en el lugar donde se expone el cable, y de la misma forma, no se debe pensar que una persona puede conseguir lo que busca en cualquier parte del mundo. Hay lugares para algunas cosas y lugares para otras, como lo demuestran los largos viajes y andanzas de los antiguos maestros. No creas que empezaron solo como turistas que viajaban a Egipto, a India u otros lugares; fueron en busca de un lugar donde lo que necesitaban se hiciera realidad. De esta manera, se establece esta compleja conexión entre los yoguis, los elementos de la naturaleza y las combinaciones astrológicas de cuerpos astronómicos.

También quiero recordarles que la astrología no es la “madre loca de una hija razonable”, como muchos dicen acerca de la astrología y la astronomía. Podemos decir que la astrología es un fuego que da luz, pero deja humo y ceniza donde arde. Nuestro conocimiento de la astronomía se limita solo al concepto de cuerpos celestes. No sabemos nada sobre el movimiento interno y no sabemos qué más existe además del movimiento físico de las estrellas.

No hace mucho, los científicos se reían de los antiguos que hablaban de vibraciones provenientes del Cosmos, de rayos que penetran profundamente en la Tierra y pueden modificar capas de piedras preciosas. Hoy sabemos que son muchos los rayos cósmicos que penetran profundamente en la Tierra, y algunos de ellos la atraviesan como si no existiera, y que hay una gran cantidad de vibraciones aún desconocidas para nosotros.

Lo sabemos con certeza hoy que la Tierra y sus habitantes no están aislados del resto del Cosmos, que hay interacción, conexión con todos los demás cuerpos estelares. Y si alguien que quiere practicar yoga también quiere crear una conexión, esa conexión debe establecerse con todos los principios cósmicos, y no solo con cualquiera de los lugares.

Recordemos también que el yoga es algo completamente natural. Por lo general, cuando hablamos de yoga, tendemos a pensar en algo sobrenatural. Cuando alguien nos entrevista y hablamos de yoga, astrología o alquimia, a menudo escuchamos como respuesta: "Por favor, no hablemos de estas cosas extrañas". Pero estas no son cosas extrañas; son completamente naturales. Tal vez un automóvil, un cigarrillo, un encendedor sea mucho más extraño que los ejercicios de yoga.

El yoga no es sobrenatural, es completamente natural. El punto es que necesitas dominar la técnica del yoga, y esto es natural para la parte de nosotros que nace para el yoga. Digámoslo de esta manera: tenemos que averiguar qué parte de nosotros nace para el yoga. Si me escondo debajo de una manta negra, saco la mano y digo: "No hay nadie en la habitación, porque no veo nada", será ilógico, porque no puedo ver con la mano, necesito ver con los ojos.

Y cuando vamos a hacer yoga, la cuestión no es esconder el alma y sacar el instinto como un periscopio y decir: “No veo nada; es una especie de brujería ". Si en lugar de nuestros instintos, miedos o traumas psicológicos, sacamos al menos una parte del alma que todos tenemos. Si de alguna manera podemos superar todos estos prejuicios de los cuentos de hadas sobre las brujas generados por el mundo materialista, entonces la realidad que es el yoga y que no es en absoluto sobrenatural estará disponible para nosotros.

Además, la naturaleza es perfecta, lo que significa que no hay nada "sobrenatural". Puede que no tengamos ninguna idea acerca de las partes superiores de la naturaleza, pero esto no significa que lo más sublime del alma, lo más espiritual es algo sobrenatural. Pertenecen a la naturaleza, pero pertenecen a esa parte de ella que la mayoría de los humanos aún no conoce.

Ahora hablemos un poco sobre quién es un yogui. Un yogui es aquel que practica yoga. Veamos qué cualidades debe tener una persona que practica yoga. Ya que estábamos hablando de la ciencia o "paraciencia" del yoga, veamos al científico en acción ahora. Veámoslo en el laboratorio, veamos qué siente, qué piensa, cuáles son sus reacciones.

Ya les he dicho arriba algo sobre la falsa idea de los Maestros de Sabiduría, Ocultismo o Filosofía Oriental, ya les he dicho que estas personas suelen ser sanas en cuerpo y alma, armoniosas y completas. Porque la perfección "arriba" da, en cierto sentido, la perfección "abajo". En general, con algunas excepciones, no debemos imaginar a un yogui como una persona privada de algo o que tiene malos hábitos, como una persona a la que le encanta beber o entregarse a excesos sexuales, como un sujeto que tiene como objetivo amasar dinero, pero tampoco debemos presentarlo como débil o controlado por las circunstancias. Por el contrario, un yogui, si realmente es un yogui, debería ser un reflejo de los principios del yoga, y si el yoga es unidad, equilibrio, fuerza, voluntad, entonces un yogui debería reflejar todas estas cualidades en sí mismo.

El yoga es parte de lo oculto y esta palabra merece una aclaración. Sé que hoy el concepto de "ocultismo" está fuertemente denigrado. La gente dice: ¿Qué significa ocultismo, qué significa oculto, secreto? Después de todo, ahora no es el momento de esconder algo ". Pero hoy, como siempre, algo permanece oculto. ¿Tiene acceso a los grandes secretos de la física atómica que conocen científicos rusos y estadounidenses? No. ¿Tiene acceso a planes estratégicos de guerra? No. ¿Tienes acceso a las pruebas secretas de las bombas de hidrógeno? No. ¿Por qué? Porque los científicos y los gobiernos que lideran estos desarrollos los consideran importantes y, por lo tanto, los protegen por temor a que puedan ser utilizados en su detrimento, al menos en su propio detrimento.

Por otro lado, puede encontrar fácilmente información sobre un método particular de tallado en madera o un artículo crítico específico sobre la literatura. ¿Por qué? Porque hoy en día se cree que al realizar la talla en madera o la crítica literaria, no influirás en nada. En la antigüedad, los métodos peligrosos, los métodos profundos, los métodos que permitían lograr algo, siempre estaban ocultos en aras de la seguridad por aquellos que podían usarlos más o menos conscientemente.

Por lo tanto, cuando decimos que el yoga es parte de lo oculto, confirmamos la verdad eterna de que lo verdaderamente valioso siempre está protegido. Si, por ejemplo, tienes un reloj muy valioso o una pulsera de diamantes y vas a lavarte las manos en un baño público, seguro que no te los quitarás y los dejarás ahí desatendidos cuando salgas a charlar.

Pero si tienes una baratija de 3 euros, lo más probable es que la olvides ahí, porque, muy posiblemente alguien que se dé cuenta te lo devolverá. Lo que está disponible públicamente, de lo que todo el mundo está hablando, es una baratija. No todo el mundo habla de lo que es caro, de lo que se consigue con dificultad, de lo duradero y no se deja descuidadamente en ningún lado.

Por tanto, todo de lo que hablamos debería haber quedado en secreto, pero hay algunas cosas que no son tan secretas, o mejor dicho, aunque estén ocultas, podemos ver el caparazón bajo el que se ubican. Por tanto, lo primero que debe hacer una persona que quiera dedicarse a este tipo de ciencias es controlar su imaginación. Casi todos los que estudian la doctrina esotérica y el yoga se extravían no por ignorancia de algunos elementos, sino porque, al poseer los profesores o instructores solo unos pocos elementos, los conectan mal y crean su propio mundo "invertido" en las clases a partir de ellos. Y por lo tanto, la primera instrucción que dan los maestros verdaderos es: aprende a controlar tu imaginación.

Entradas populares