Cómo luchar contra los arcontes para liberarse

Los seres enérgicos que invadieron el planeta se llaman Arcontes, todo humano debe luchar contra ellos si quiere liberarse porque han adquirido este poder de dirigir el mundo y depredan nuestras mentes. Se desconoce lo qué son y el nombre exacto de los arcontes, potestades, tronos, voladores, o el nombre de la raza a la que pertenecen. Nuestros pensamientos están dotados de poder, que es mucho mayor de lo que somos conscientes. Las palabras y los nombres son lo mismo, porque colocan nuestros pensamientos en un marco de creencias incluso sin que lo sepamos y ellos literalmente se los comen.

Estos seres conocidos desde las culturas mesopotámicas y a los que en la Hipóstasis se les llama Archon o arcontes cuyo significado es magistrado, se han declarado dioses y líderes del destino de la humanidad con Yaldabaoth al frente. ¿Cómo tomaron el control? Nadie lo sabe exactamente. Probablemente por manipulación y miedo. Si miramos de cerca lo que está sucediendo en el mundo de hoy, notamos que el miedo y el sometimiento están presentes y han estado aquí durante miles de años. Estas entidades arcontes demoníacas son las maestras de la manipulación. 

Arcontes depredadores que vinieron de las profundidades del universo

Parece que los arcontes estudiaron a la gente e idearon un plan para manipular solo a una pequeña parte de ellos, aquellos en posiciones de poder. Los arcontes son depredadores de energía emocional, que fueron atraídos a nuestro planeta por comida, la gente en esos días estaba experimentando con métodos para transmitir grandes cantidades de energía (siempre hay guerras y sexo a millones) que como seres inorgánicos consumen los arcontes.

Así, engañados los humanos por pensamientos egoístas que nos son por definición tan comunes, los arcontes parecen haber realizado un experimento que condujo a la humanidad a un cataclismo global. Las calamidades que siguieron, los supervivientes no tenían tiempo ni la energía para centrarse y se ocupaban sólo en la supervivencia física. Al mismo tiempo, el fuerte dolor emocional, el miedo, el trauma de las personas, les dio a estas entidades una enorme cantidad de energía de baja frecuencia que podían consumir, deleitándose el sufrimiento humano y así ganando fuerza. Estos arcontes se dieron cuenta de que si permanecen ocultos pueden enviar información en forma de pensamiento, recordando a las personas las pérdidas que sufrieron en el pasado, aumentando así su dosis de arrepentimiento, temor y esclavitud que son su comida energética favorita.

Con cada nueva generación, estos demonios arcontes se volvieron aún más audaces, llegando a implementar un programa de interferencia en la conciencia humana. Los parásitos y larvas psíquicas arcontes programaron subliminalmente a las personas para que no se dieran cuenta de su presencia. A través de este programa de decodificación de la realidad de una manera más cruda, las entidades arcontes han logrado influir en los pensamientos de una manera más directa. También reprogramaron la conciencia colectiva para rechazar cualquier mención de ellos o de su maligna influencia sobre las personas. Sin embargo, parece que algunas personas han guardado esta información en forma de leyendas e historias, y hay quienes han descubierto cómo luchar contra los arcontes para liberarse logrando formar algunos centros de resistencia, que han sido perseguidos por estos demonios a lo largo del tiempo.

Luego para sofocar la lucha reprogramaron el ego humano para que se asemejara a su ego arconte y alentaron a la conciencia egoísta a dominar todos los demás niveles de nuestro ser. Prácticamente clonaron el nivel de conciencia de los seres humanos, y se han vuelto exactamente como nosotros: celosos, mezquinos, deshonestos, brutales, opresivos, criminales, crueles, etc. No es en vano que los dioses de los hombres, sin importar de qué religión provengan o de qué período de tiempo, sean un cruel espejo de la humanidad… o viceversa.

Red de control que impide liberarse de los depredadores Arcontes 

Con el tiempo, los arcontes han construido en torno al planeta una estructura de poder que les permite enviar mensajes de miedo, u otros mensajes de baja frecuencia en la conciencia humana que de los resultados de las emociones para generar su energía alimentaria. Más recientemente, con el advenimiento de la tecnología, se supone que esta vasta red se complementó con satélites que envían ondas de baja frecuencia que cambian el estado de ánimo de las personas. Solo otra teoría de la conspiración, dirán algunos. Depende de cómo mires y a qué achaques las cosas incomprensibles que suceden cada vez con más frecuencia en el mundo.

Esta estructura creada por los arcontes fue percibida por personas que experimentaron en el astral, y que luego hablaron de ella. Y no fueron solo unos pocos los que lo vieron, sino bastantes. Todos tienen sus propias teorías sobre esta red en todo el planeta. Lo cierto es que existe y se asemeja a una especie de red oscura de energía que rodea la Tierra. Algunos dicen que esta cuadrícula está programada con "retroalimentación" negativa que envía mensajes sutiles al subconsciente de las personas para mantenerlos enfocados en creencias y patrones de pensamiento de baja frecuencia que es su alimento arconte.

Esta rejilla de control está programada con una inteligencia artificial que se auto-repara y notifica a los arcontes cuando está severamente dañada. La red también admite conectores arcontes, seres vivos parecidos a amebas que se conectan con casi todas las criaturas de la Tierra y absorben las energías de baja frecuencia que se emiten en la vida cotidiana en este planeta. Luego, los arcontes depredan a todos los seres vivos, no sólo al humano.

Aunque parezca difícil de creer, y esto se puede comprobar buscando en Google, en un número del  American Journal of Physics , el Dr. Ruggero Santilli, experto en matemáticas, cosmología, física y nominado a los premios Nobel de física y química, afirma que al utilizar un nuevo tipo de telescopio, logró detectar, por primera vez en la historia, "entidades" en nuestro entorno terrestre, que son invisibles al ojo humano. Esta no es la primera vez que se considera una hipótesis de este tipo. Recientemente, la Universidad de Sydney descubrió la existencia de "tubos" de plasma gigantes, invisibles a simple vista, que viajan cientos de kilómetros sobre la Tierra, un descubrimiento visto con escepticismo por el mundo científico. El Youtube está el inquietante vídeo.

La red de los arcontes que impide luchar creada para atrapar almas

Si lo que has leído hasta ahora te parece que pertenece al reino de lo fantástico, no tiene sentido seguir adelante. ¿Por qué? Porque no quieres saber hasta dónde llega la supresión y la miseria de la condición humana. Pero, ¿hasta dónde llega realmente la depredación arconte? ¿Más allá de este planeta? ¿Más allá de esta vida? La respuesta puede ser SÍ a ambas preguntas. Después de pasar años de investigación pasando por muchas capas de corrupción política, corporatocracia, vigilancia, ataques falsos, bancos centrales, organismos genéticamente modificados, geoingeniería, sionismo, líneas genéticas Illuminati, plan de irradiación, ovnis y extraterrestres, intervención alienígena y demás, te das cuenta de que la verdadera fuente de represión está en la intersección de la conciencia y la conspiración.

¿Por qué? Porque la acusación de teoría de conspiración que busca descalificar todo lo que no concuerda con las versiones oficiales, significa suprimir la noción de quién eres. Significa estar convencido de que no eres nada, nadie. Significa estar convencido de que no eres más que una máquina biológica, apto para ser nada más que una rueda dentada en una máquina o, como dijo Pink Floyd, simplemente "uno de los ladrillos del muro". La ciencia oficial todavía niega la existencia de la conciencia en la actualidad, solo porque no sabe dónde obtenerla usando los 5 sentidos. La solución simplista que adopta la ciencia es pasar por alto todo lo que no puede medir. Esa es la "ciencia" que tenemos.

La idea de la red arconte para atrapar almas, o red de almas, que sin poder liberarnos jamás nos espera hasta la muerte, y nos mantiene en la matriz, es un concepto terrible y muy perturbador, pero que debe ser considerado por todos los investigadores serios en el campo de la conspiración global. Los verdaderos librepensadores necesitan saber exactamente dónde está el final de la "guarida de la serpiente" de la conspiración global. La idea del karma es que, después de la muerte, nuestra alma, o conciencia, se separa del cuerpo y luego pasa por un proceso en el que se borra su memoria (por nuestro bien), el alma se recicla o reencarna en otro cuerpo para repetir el mismo proceso. De esta forma, la Tierra se convierte literalmente en un planeta prisión donde es imposible liberarse en vida y ni siquiera con la muerte vas a escapar.

La red para atrapar almas se coloca por los arcontes como una red artificial de energía que evita que las almas la atraviesen. Así, la Tierra sigue siendo un sistema cerrado, en el que nacen cada vez más personas, con el fin de alimentar la economía, a los infinitos políticos, y generar emociones (dañinas) para alimentar a los arcontes, seres humanos que no recuerdan quiénes son ni cuál es la situación en realidad, pero que luchan a diario por una miseria y siguen votando a quienes les esclavizan. La red de almas convierte al planeta en un caladero de pesca donde pescan conciencias humanas los arcontes, lo hacen desencadenando nuestras emociones (de manera experta, utilizando los medios de comunicación, las guerras, las pandemias, el miedo y otros métodos de engaño), para que puedan alimentarse de nuestra miseria los arcontes. 

Como explica Carlos Castaneda en  "El lado activo del infinito": los arcontes voladores nos crían como animales, en humaneros. Y yo añado que pasamos nuestras vidas en una granja planetaria. Recordemos también la serie  Matrix, en ella Morpheus le muestra a Neo la impactante verdad: nos crían como una fuente de alimento para los Controladores. Le señala a Neo el símbolo de una batería. Aunque es un buen símbolo, la batería significa almacenamiento de energía. En realidad, funcionamos como generadores de energía para los arcontes, por lo que un generador que veas en un hospital, o en la construcción, podría ser un símbolo más apropiado. 

Pero parece que debido a que somos seres poderosos capaces de luchar contra los arcontes y liberarnos, o a que hay un Dios superior al Demiurgo Yaldabaoth, los voladores no pueden depender únicamente de someternos por la fuerza en toda esta operación comida. Deben engañarnos en la mente para que les demos el consentimiento (libre albedrío) para depredarnos y consumir nuestra energía emocional.

¿Encuentras todo esto exagerado? Tal vez lo sea, o tal vez la verdad de los arcontes que nos ceden sus mentes para pastorearnos y llevarnos como corderos al matadero sea más cruel y real de lo que imaginas. 

Entradas populares