Cuántas veces al día hacer Yoga

Muchos alumnos me preguntan: ¿Cuántas veces al día se puede hacer yoga? Perseverar en la práctica regular de yoga dos veces al día se traduce en infinitos beneficios psicológicos. Aún practicando posturas de yoga, respiración pranayama y meditación dos veces por semana yoga crea para las personas en apenas unos meses la claridad mental y la tranquilidad, a la par que aumenta la conciencia del cuerpo, alivia patrones crónicos de estrés, relaja la mente, refuerza la atención de los centros cerebrales y agudiza la concentración. Yogoterapia es igual a Autoconocimiento. El Yoga se esfuerza por aumentar la autoconciencia, esto sucede tanto a nivel físico como psicológico. Las personas que estudian yoga aprenden a inducir la relajación y luego saben utilizar la técnica cuando el dolor aparece. Practicar yoga puede proporcionar soluciones alternativas a las personas que padecen dolores crónicos, dotándolas con herramientas útiles para hacer frente activamente a su dolor, ayudándolas ante la aparición de los sentimientos contrarios de impotencia y depresión. 

Una técnica común utilizada en yoga es Anuloma Viloma Pranayama, que consiste básicamente en la respiración a través de una ventana de la nariz a la vez. La exploración neurofisiológica que es el Electroencefalograma (EEG) consistente en realizar estudios de los impulsos eléctricos del cerebro, ha demostrado que respirar a través de una ventana de la nariz de manera alterna da en los resultados del electroencefalograma un aumento de la actividad en el lado opuesto del cerebro. Jesús Bonilla sugiere que la práctica regular de respiración yoga Anuloma Viloma puede ayudar a mejorar la comunicación entre el lado derecho e izquierdo del cerebro. Los estudios en el Lonavla Yoga Institute también han demostrado que este aumento de la actividad cerebral se asocia con un mejor rendimiento y algunos científicos médicos incluso sugieren que los ejercicios de yoga en conjunto pueden mejorar el rendimiento cognitivo. Los cambios de estado de ánimo del polo positivo al negativo y a la inversa, de la vitalidad mental, de la salud, y de la energía física, son sin duda difíciles de cuantificar, pero resulta un hecho innegable hoy día que prácticamente a todas las personas que participan en las clases de yoga durante un período de tiempo, los ejercicios les reportan un efecto positivo en la actitud y nivel de energía. Los ejercicios de estiramiento, la respiración yoga, los bandhas, mantras, mudras y la meditación, se han confabulado para dar lugar a un efecto vigorizante en tanto la energía mental y física, y el mejor talante y estado de ánimo.

Beneficios Espirituales del Yoga 
Cuando la persona serenamente y sin albergar ninguna otra expectativa alcanza el espíritu del yoga, puede intuir los beneficios de empezar a conocerse a sí misma en absoluta paz. Es entonces cuando para este hombre o esta mujer se torna apreciable el infinito valor del descubrimiento de uno mismo y de disfrutar de uno mismo tal como es, comienza entonces el auténtico viaje a la vida, dejando atrás la intrascendente existencia que es común a la gente, viviendo la vida en lugar de hacerla. La vida puede ser simplemente vivida y esto comienza con el sencillo gesto de practicar yoga en casa sobre una mínima colchoneta. Para alguien que ha sido abatido por la ansiedad, la insatisfacción, o porque no puede hacer su trabajo correctamente al hallarse constantemente cansado, falto de concentración, irritable, o demacrado, cualquier grado de refresco proporcionado por una serie fácil de yoga puede ir acompañado de mayores grados de respeto hacia sí mismo. Por otra parte, las personas que se han beneficiado del yoga pueden repartir sus beneficios espirituales al ser movidas a ayudar a sus familias y amistades que están en necesidad. Obviamente, solo un auténtico Maestro de Yoga puede instruir en el camino verdadero del espíritu yóguico a otros sin buscar ser recompensado con reconocimiento debido. Pero si con su meritorio propio esfuerzo, una persona tiene éxito en el logro de habilidades yoga que proporcionan salud y confianza en sí mismo, en esa misma medida puede elevar su autoestima simplemente observándose a sí misma y viviendo los mejores resultados manifestados, como un hecho logrado por voluntad de ella.

El Yoga hace referencia predominantemente a mantener un estado de ecuanimidad a toda costa. Desde los libros sagrados de la India como Los Vedas, a todas las escuelas de pensamiento yoga, se enfatiza la importancia de la permanencia de la mente en calma e inmanencia en la calma, porque como dice el koan, es solo cuando el agua está todavía clara que se puede ver a través de ella. Yoga Darshana o su traducción Yoga Filosofía también pasa a ser una ascética disciplina válida para occidentales de la metafísica hindú (Brahma Vidya). Esta ciencia que tiene al yoga como exponente es el resultado de la ancestral sabiduría humana y el conocimiento sobre la fisiología, la psicología, la ética y la espiritualidad recopilado y practicado durante miles de años por los Siddha Yoguis por y para el bienestar de la humanidad. La idea básica que subyace bajo las en apariencia complejas enseñanzas del yoga es la de unir el atma o alma individual con el Atman Alma Suprema o Alma Universal.

De acuerdo con la filosofía Yoga, mediante la limpieza de la mente unido al hecho de controlar los procesos de pensamiento de uno mismo, se puede volver a ese estado primitivo, cuando el hoy egótico yo individual no era más que una porción indistinguible del Ser Divino. Este es el sentido místicamente encapsulado en el término samadhi. Solo un verdadero yogui es capaz de percibir el mundo en su verdadera luz y aceptar la verdad en su totalidad y que la verdad es su totalidad. En sánscrito, el término YOGA, tiene por significado UNIÓN. El objetivo final de un auténtico yogui es ser capaz de alcanzar esta UNIÓN que representa el fundirse con el Ser Eterno, esto lo logra con la inestimable ayuda de ciertos ejercicios mentales y físicos de los que consta el yoga.

A menudo se dice que Hiranyagarbha mismo había defendido inicialmente el sistema tradicional de yoga (Hiranyagarbha mas que un individuo, es la Divina mente cósmica, o matriz cósmica desde donde Brahmán exhala todas las miríadas de formas de la creación), sistema del cual todas las demás escuelas y sendas del yoga han evolucionado. Pero para que todo el conocimiento existente de yoga y sus prácticas llegase reconocible y útil para el común de las gentes hasta nuestros días, todo el crédito debe dársele a Patanjali Maharishi. El Sabio Patanjali sistematizó las diversas prácticas yóguicas y tradiciones de y anteriores a su época, mediante la encapsulación de estas en forma de aforismos en sus hoy famosos Yoga Sutras. En esta obra trascendental para la comprensión de la ancestral ciencia del yoga, describe directamente el objetivo del yoga como el conocimiento de sí mismo y se enseñan los ocho pasos, brazos, miembros (Ashtanga) o métodos para lograr esta singular hazaña.

Hay que advertir que en apariencia, el yoga no dispone de un orden moral estructurado apreciable para el profano que lo ve y lo juzga desde afuera sin participar, pero quienes lo practican siguiendo las pautas del Raja o Raya Yoga, pueden apreciar con claridad una línea general de conducta ante las demás personas y para con otros seres y ante ellos mismos; toda moralidad es relativa y subjetiva, y solo cobra existencia para el yogui en función de que le conduzca a la liberación, que es para él el único bien imprescindible y absoluto. Los Yamas y Niyamas llevan un paso adelante hacia la ansiada iluminación siendo la base que sostiene y da forma a la guía ética del yoga.

Estos son los Ocho Brazos del Yoga o Ashtanga Yoga:
• Yamas o votos eternos,
• Niyamas u observancias,
• Asana o posturas de yoga,
• Pranayama o ejercicios de control de la respiración,
• Pratyahara o la retirada de los sentidos de las distracciones del mundo exterior,
• Dharana o concentración sobre un objeto, lugar o sujeto,
• Dhyana o la continuación de esta concentración transmutada en meditación y
• Samadhi o la última etapa del yoga de la meditación que culmina en la Iluminación.

Podría poner aquí todos los pasos dados por mí en el Camino del Yoga. Podría escribir los pasos de todos los que aportaron su consciencia y su vida para que el yoga sea lo que es para los que accionados por la Rueda del Karma nacimos después, podría extenderme con palabras hasta el infinito, palabras que a pesar de su extensión, para nada harían justicia o te acercarían un ápice a la realidad del Yoga. A modo de reflexión te dejo esto de mi cosecha que a mí me sirvió para comprender siendo muy joven ...

"No es sino caminando que la gente cae, por ese temor a la caída, a ponerse en evidencia ante los demás, a salir del rebaño, la gran mayoría no camina, sin embargo, el pasaje al infinito es individual, y a nadie resulta posible avanzar sin caminar."

Un servidor, Jesús Bonilla, el yogui Tanumânasî, eligió su forma de vida: El Yoga. Es una forma de vida a la par pacífica y excitante, un camino filosófico fascinante y rico en descubrimientos. Y en esta senda los 5 Yamas (restricciones) y los 5 Niyamas (observancias), son 10 excelentes pautas de sentido común para llevar sin vaivenes una sana y feliz vida que nos permita manifestar la conciencia espiritual a pesar de las restricciones de vivir en un contexto social. Mi consejo es que hagas del yoga en su conjunto además de la práctica, una cuestión en la que pensar y reflexionar de continuo, tanto desde el punto de vista de la espiritualidad que debes fervientemente anhelar, como de tu mente racional. Porque en el yoga tal como lo entiende Jesús Bonilla, no se trata por buenas que sean de aceptar las normas establecidas sin pensar, ni de reaccionar mecánicamente a las pautas impuestas desde el exterior por la lectura de un libro de yoga, clases online, por un profesor, o por un maestro por sabio que este sea, se trata de valerse de lo que encontraron los demás buscadores para encontrar La Verdad por sí mismo y conectar con ella.

Entradas populares